Las Casa de Burkina Faso  

Missionaires de la Charité
Eveche de Dédougou
BP 35, DÉDOUGOU
BURKINA FASO
Tef: +226 20520655
MC Superiora regional África Central:
Tef: +22521361680


Burkina Faso (experiencia 2004)

Estas experiencias te marcan siempre, aprendes aunque no quieras, las hermanas siempre están con su sonrisa en la cara, un día tras otro... No son voluntarias un tiempo como nosotros que al final volveremos a casita... es su vocación servir a los más pobres de los pobres..

Burkina Faso es el segundo país más pobre del mundo en el ranking de la ONU después de Níger. (Año 2005)

En el año 2005 sufrieron una gran hambruna a causa de una plaga de langostas y falta de lluvia.

El suelo es durísimo y con una fina capa de suelo fértil que reverdece en cuanto recibe un poco de agua, pero trabajar en él es duro y muy difícil cultivar casi nada.

Su dieta es el sorgo y el mijo, lo demás es importado.

La capital se llama OUAGADOUGOU, en español sería "guagadugu" y las misioneras tienen una casa en una ciudad secundaria, a 6 horas en autobús llamada DEDOUGOU ("dedugu")

Nos comunicábamos en francés con unos pocos (nivel de alfabetización muy bajo), y el resto por señas.

Con las Hermanas hablábamos a medias entre francés e inglés, mezclado con castellano.
Muy gracioso.

Hay 65 etnias, y lo increíble es que la gente, incluso viviendo a pocos kilómetros de distancia no se entienden porque hablan dialectos diferentes, y esto es una razón para que no prosperen.

Cada etnia tiene sus propias marcas-cicatrices repartida por el cuerpo, especialmente en la cara. La etnia "Mossi" (45%) se caracteriza una marca específica: lo que nosotras llamábamos ”un zarpazo" en la cara, dibujos de 3 o 4 rayas verticales, a mayor número de rayas, mayor alcurnia. Entre esas 65 etnias están los Mande, Fulani, Bobo, etc.

Lenguas: francés, mossi, tuareg, diula.

Religión: animista 65%, musulmán 25%, cristiano 10%

El trabajo con las Misioneras de la Caridad:

Allí viven con el sol, se levantan muy temprano y se acuestan pronto, nada que ver con el horario español.

Vivíamos en un sitio a 2 km de la casa que llevaban unas monjas "burkinabé".

Las Misioneras nos prestaron sus bicis y con éstas íbamos a trabajar a diario, nos salvaron la vida, porque el sol es abrasador a ciertas horas y crees que te vas a desmayar.

Nos levantábamos a las 5.30h y desayunamos en la pensión.

A primera hora (06.00h) había misa opcional en la Casa.

Después de la misa y oración se distribuían las tareas,y nos íbamos turnando:

Orfanato:

El SIDA es una plaga y hay muchísimos niños huérfanos, unos días jugábamos con los más mayores (de 2 a 8 años), les preparábamos la comida, les cambiábamos.. no usan pañal como lo conocemos nosotros (no hay dinero para tanto)...

Otros días estábamos en el nido con los bebés, esto era increíble, cambiando y lavando pañales, que son unos triángulos de tela atados con un nudo. Dando biberones, o simplemente acunando y mimando a los bebés. Se me quedó grabada una niña llamada Mamounia, había nacido prematura de 7 meses y tenía SIDA, te miraba con unos ojos... que te rompían el corazón. No había forma de que engordara, estaba totalmente raquítica y la conocimos con un año.

Los niños son muy cariñosos, juegan con cualquier cosa... y en general tienen unas digestiones horribles.

Con cualquier tontería se tronchaban de risa. Nos tocaban la piel, para ellos es rarísimo ver un blanco.

Cárcel:

Debido a la hambruna las autoridades locales habían pedido a las hermanas que les ayudaran a alimentar a los presos, les daban dos días a la semana, miércoles y sábado por la tarde, esto eran dos horas nada más, pero impacta muchísimo.

Les llevan una masa de pan caliente, sin fermentar y una salsa para mojar con el pan. La salsa la hacen de Baobab, el gran árbol africano del que todo se aprovecha. Antes de repartir la comida los presos oran dando gracias a Dios por la comida (mayoría animista) pero Dios es universal y pidiendo por los que tienen hambre y sufren. En la cola donde se reparte la comida, el policía está pendiente de que nadie quiera más ración de la que puede tomar, e intentábamos darle más a los que veíamos con más hambre... aunque todos eran tremendos.

Aquí lo más increíble son los cuencos que utilizan para comer, de plástico zurcido con alambre, todo rallado y destrozado. Todos harapientos, con la ropa hecha jirones, destrozada..

En la cárcel tienen separados a los hombres, niños (15-20 años) y mujeres.

Mujeres y hombres enfermos en la Casa:

Hay dos barracones con camas para hombres y mujeres, la mayoría con SIDA, jovencísimos. Les cortamos las uñas, de manos y pies, hay que tener en cuenta que van casi descalzos o con chanclas, y los pies son duros como zapatos, y las uñas..

Les lavamos y ayudamos con la comida.

Una de las Hermanas, una alemana altísima hace las veces de médico repartiendo medicinas e inyectando quinina para los que tienen malaria.

Los sábados teníamos misa con todos ellos y era la bomba el ritmo que tienen todos, que cantan con bongos y djembés, palmas..

Dispensario:

Por las mañanas dos días en semana viene la gente a curar sus heridas y a que les reparten medicinas, ya que la sanidad no es gratuita, la mayoría de las recetas son para tratar la malaria y dolores.
Es genial el método para que entiendan cómo tomarse las pastillas: con dibujos.

Llegan con unas heridas infectadas (no tienen agua corriente y no pueden mantenerlas limpias) tremendas, y no se quejan!!! Recuerdo un niño de unos 6 años con una herida enorme, que miraba tranquilamente mientras le curaban, y luego del dolor se puso a vomitar..

Reparto de comida:

Las Hermanas visitan a la gente en sus chabolas y saben cuántos son de familia, en base a eso les dan un saco de grano, o dos.. ya que difícilmente comen nada en toda la semana.

Se organizan unas colas enormes y se llevan el grano en unos recipientes curiosísimos, a la vez que cutres.

Programa de nutrición de niños:

Ponen una báscula, un cuaderno donde llevan el registro de los niños y..¡a pesar!
Y si el niño ha perdido peso le echan una bronca enorme a la madre, aunque no entienda el francés, las broncas son universales..

Comedor de pobres:

Todos los días dan de comer a la gente que se acerca por allí, son los más pobres de entre los pobres..

Además de todo esto dan clases de costura a las mujeres, clases de cultivo..

La casa de Dedougou es un oasis en mitad de un país bastante desastroso, allí todo es orden y concierto, todo el mundo trabaja en algo..

Las Hermanas que estaban en la casa, encantadoras, como siempre.

La superiora es ruandesa y no se le ponía nada por delante.

También quiero nombrar al conductor que tienen las Hermanas, Jacques, un señor buenísimo que hacía de todo en la casa: manitas, conductor, defensor..

DATOS DE INTERÉS:

Missionaires de la Charité
Eveche de Dédougou
BP 35, DÉDOUGOU
BURKINA FASO
Tef: +226 20520655
MC Superiora regional África Central:
Tef: +22521361680

Llevad fotocopias de todos los documentos importantes (pasaporte, billetes de avión, seguro de viaje.. si viajáis con otros, llevad todos las copias de todos).

En Dedougou dormíamos en el Foyer Ste. Thérese: +226 20520326

La primera noche dormimos en la capital, Ouagadougou, centre d’accueil les Lauriers +226 20520082

Visado: no hay embajada ni consulado en España, hay que ir a la embajada francesa, previa cita c/ Marqués de la Ensenada 10

Documentos que hay que llevar:

Seguro de viaje (lo hicimos con Europ Assistance: 100Eur)

Pasaporte, foto extra, 35Eur, billetes de avión

Carta – invitación para ir al país. (sirve con un mail)

Extra equipaje: (para llevar el “paquetito” de las Hermanas de Madrid)

Aviación sin fronteras: www.asf-spain.org

Mail: coordinadora@asf-spain.org

Desde allí hay que llamar a la aerolínea para re confirmar el vuelo de vuelta.

Moneda: Franco CFA

Frases en Djulá:
Ani Sogoma: buenos días
Ani Woulá: buenas tardes
Anitché: gracias
Los niños te gritan: TUBABÚ!!! (blanco!!!)

Para más información llamad a la Superiora de Burkina Faso y preguntadle las dudas que tengáis personalmente. Así como si necesitan voluntarios para las fechas en las que queréis ir.
(Los jueves las Misioneras de la Caridad de todo el mundo están de Retiro, no atienden el teléfono).